Mallas de Refuerzo en el Aislamiento SATE

Un de las partes importantes en la colocación del aislamiento SATE es la colocación de mallas de refuerzo en puntos delicados como son los: Cambios de sección, zonas próximas a las juntas elásticas con posibilidad de tracciones, encuentro de pilares con los cerramientos, entre otros.

Las mallas de refuerzo se utilizan para aumentar la resistencia a tracción de los morteros adhesivos frente a las tensiones que se crean en los puntos delicados debido a mayores solicitaciones mecánicas. Haciendo que disminuya el riesgo de provocar fisuras por la acumulación de esfuerzos de los sistemas de anclaje.

La ausencia de mallas dará lugar a la aparición de fisuras o grietas creando puntos de acceso de agua por lo que pueden generarse humedades en el interior de las viviendas y lo más importante, se pierde la eficiencia energética del aislamiento térmico. Por ello es tan importante la colocación de las mallas de refuerzo, ya que si no lo hacemos tendremos que llevar a cabo una reparación del sistema en la zona afectada.

 

Para reparar una zona afectada, deberemos en primer lugar, retirar la parte del sistema dañado y realizar una limpieza del soporte; hay que retirar todo el producto que haya quedado adherido.

Lo primero que hay que hacer es evaluar el estado del soporte y su limpieza, por lo que en una reparación se seguirá el mismo ejercicio de valoración, adecuación y regularización del soporte.

Después de que el soporte esté listo, colocaremos el material aislante solapado con el existente y aplicaremos la capa base de mortero.

Posteriormente se colocará la malla de refuerzo, que tiene que estar embebida en el espesor medio de la capa de revestimiento. De forma adicional se deben colocar otras piezas de malla de refuerzo en los puntos más delicados.

Una vez colocados los refuerzos, dejaremos secar y aplicaremos uniformemente una segunda capa de mortero adhesivo.

 

Por último, se aplica el acabado final. Para ello, se comprobará que la capa de mortero precedente esté completamente seca y fraguada antes de la aplicación del revestimiento. Hemos de tener en cuenta que los efectos atmosféricos pueden influir en el periodo del fraguado haciéndolo variar.

 

Como puedes observar las mallas de refuerzo son otra parte fundamental en el sistema SATE, con el cual evitaremos que el sistema se agriete y pierda eficiencia. Evitando así también futuras reparaciones que supondrían un coste adicional.

Este sitio web utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies