Cómo Medir la Eficiencia Energética

La eficiencia energética de edificios de viviendas o de locales comerciales está cada vez más a la orden del día. Llegando a ser de obligatoriedad a la hora de alquilar una vivienda tener un certificado energético.

Sumando el aumento del precio, el carácter limitado de las fuentes tradicionales de energía y el impacto medioambiental que se genera por el elevado consumo son las principales causas por las que el mercado.

Que no es otra cosa que la optimización del consumo energético para unas determinadas condiciones de confort y niveles de servicio. La aplicación práctica de la eficiencia energética pasa por tanto por la implementación de medidas que minimizan las pérdidas de energía, consiguiendo ahorros y ajustando el consumo energético a las necesidades reales de los usuarios.

¿Cómo saber la eficiencia energética de mi vivienda?

En los edificios y viviendas intervienen muchos factores, sobre todo los relacionados con la energía y el confort. Calefacción, agua caliente, ventilación, iluminación… De tal manera que se puede decir que un edificio es eficiente cuando se encuentra dentro de unos parámetros denominados clasificación energética, parámetro que indican el nivel de eficiencia.

Pero muchos olvidan en esos parámetros el hecho de las perdidas de energía por un mal aislamiento térmico ya que es la principal causa de que se tengan que utilizar en mayor medida los aparatos de climatización.

¿Cómo calcular la eficiencia energética?

Esta se calcula midiendo la energía que se consume durante un año en condiciones normales de uso y ocupación en cuanto a calefacción, agua caliente sanitaria, ventilación o iluminación.

Estos datos expresan unos valores finales de consumo de energía, medidos en kilovatios hora por metro cuadrado (kWh/m2 año) y en kilogramos de CO2 por metro cuadrado de vivienda (kg CO2/m2 año), que se corresponden con una letra de la escala de eficiencia energética en edificios.

Es decir, para medir la eficiencia energética de un edificio, se usan los indicadores de: emisiones anuales de CO2 y el consumo anual de energía primaria no renovable que registra esa vivienda.

Clasificación Energética de un Edificio

En este gráfico podemos ver el consumo por el que se consume cada rango de la clasificación energética de los edificios.

 grados eficiencia energetica

Cómo Mejorar la Eficiencia Energética de un Edificio

Para ello conviene aprovechar las obras y mejoras que se vayan a llevar a cabo en un edificio para incluir este tipo de medidas de eficiencia energética que permiten ahorrar energía en los edificios.

Las mejoras en el aislamiento pueden suponer para una comunidad de vecinos hasta un ahorro del 50 % de la energía consumida con los sistemas de climatización.

Conviene prestar especial atención al aislamiento de fachadas, mejorar la envolvente térmica, cubiertas, rotura de los puentes térmicos, etc…

Para ello el sistema SATE de aislamiento térmico por el exterior es sin duda la mejor opción hoy en día y que lleva muchos años instalándose. Puesto que es un sistema económico, no intrusivo y con una mejora significativa en todos los aspectos que atañen a la eficiencia energética.

Otras mejoras para mejorar la eficiencia energética de un edificio son:

-          La renovación de los sistemas relacionados con la energía: sistemas de calefacción, aire acondicionado, ventilación, iluminación o electrodomésticos. El uso de sistemas eficientes de calefacción emite menos emisiones directas de CO2 a la atmósfera. Ejemplo de ello son las calderas de condensación o bombas de calor, que son además más eficientes.

-          Mejorar el aislamiento y la estanqueidad. Cambiar las ventanas supone una mejora de la eficiencia energética. Ayuda a conservar el frío/calor que se genera en la vivienda y a aislarla del exterior.

-          Integración de renovables, como la energía solar térmica, geotermia o aerotermia. Buscar la energía renovable que permita ahorrar energía y reducir emisiones directas de CO2.

-          Aprovechamiento de la luz natural y orientación.

-          Renovar la iluminación por otra de tipo LED.

Por último, una vez realizado todas las mejoras pertinentes quedaría solicitar una auditoria energética, por la cual a través de un estudio objetivo se determinará a que grado de eficiencia energética pertenece el edificio en cuestión.

Este sitio web utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies